miércoles, 24 de julio de 2013

La próxima víctima del PP: el municipalismo

Dentro de ese drama que el Presidente del Estado español se empeña en llamar Plan de Reformas, nos encontramos en los últimos meses con una de especial gravedad: la reforma de la ley de bases de régimen local, es decir, la reforma de los Ayuntamientos. No es que las que ya se han puesto en marcha no sean dañinas, no, sino que esta, y la de las pensiones también en ciernes, dibujan un panorama siniestro de cambios más unidos a una clara posición ideológica, el conocido como Thatcherismo, que a la recuperación económica del empleo y el bienestar de la sociedad española en su conjunto.

Previsiblemente a partir del mes de septiembre se va a debatir en el Congreso la Reforma Local del Gobierno. Esta reforma no es más que el desmantelamiento total de los Ayuntamientos, fundamentalmente los más pequeños. Lo camuflan en eso de la eficiencia, el ahorro, la lucha contra el déficit, y todas esas zarandajas que utilizan para justificar cualquier barbaridad que se les pasa por la cabeza.

Eso no se sustenta cuando uno se pone a reflexionar sobre las cifras reales de deuda que tienen los Ayuntamientos. Las cifras tan abultadas que el Ministro Montoro, o su alter ego el señor Beteta, sacan a la palestra esconden que proceden de lugares tan concretos como Madrid Capital. La deuda que dejó el señor Gallardón, por esa megalomanía que le caracteriza, es algo muy localizado, y que tal vez debiera haberse atajado en su momento, pero desde luego que no es culpa de Morata de Tajuña, Boyuyos del Condando o de alguna pedanía de León. Pero eso no debe sorprendernos dado que este Gobierno acostumbra con demasiada asiduidad a la utilización de las medias verdades o directamente de las mentiras más burdas.

Detrás de la Reforma Local entre otras cosas está la privatización de los servicios municipales, como por ejemplo los servicios sociales.

Tras la educación y la sanidad el siguiente regalo para las empresas de sus colegas -esas que luego salen en los papeles de contabilidad extraña- son los servicios municipales. Los servicios sociales, el deporte, la cultura en nuestros municipios va a ser manejado por empresas privadas, sometidas a costes estándar, con lo que muchos de los servicios que hoy conocemos van a desaparecer en pro del sacrosanto déficit y control de gasto.

Uno de los argumentos más utilizados por la Troika, perdón, por el Gobierno, es el de las duplicidades en las competencias. No hay mentira más gorda y más repetida. A lo largo de estos treinta años de malograda democracia, en este Estado se ha producido la llamada “primera descentralización”, es decir, el trasvase de competencias del Estado a las Comunidades Autónomas. Las más importantes, sin duda, la educación y la sanidad. Las Comunidades Autónomas por tanto debieran haber desarrollado sus competencias, y en un natural devenir de los acontecimientos, haber completado el proceso llevando a cabo la “segunda descentralización” y dotar a los Ayuntamientos de financiación suficiente para el desarrollo de las competencias que de facto habían asumido.

Voy a poner un ejemplo. Hace años en Morata de Tajuña, era el Ayuntamiento quien tenía que sufragar las urgencias nocturnas con los precarios ingresos que en ese momento tenían. Una población de más de 7.000 habitantes que tenía que desplazarse al Centro de Salud del municipio vecino de Perales para una urgencia sanitaria. Todo esto unido a la broma pesada de que entre Morata y Perales no había, ni hay, ni un sólo medio de transporte público con el que desplazarse. A eso es a lo que llama el señor Montoro duplicidad.

¿Era un capricho que el Ayuntamiento de Morata de Tajuña costeara los más de 100.000 euros anuales que costaban las urgencias nocturnas? Claramente no, fue un claro ejercicio de responsabilidad, que incluso el Gobierno del PP en Morata mantuvo durante dos años, hasta que el Gobierno de la Comunidad de Madrid se dignó a sufragarnos las urgencias.

Hay cientos de ejemplos como este a lo largo y ancho de la geografía española. Sin embargo de esto no habla el Gobierno. Muestra a los municipios como núcleos de población caprichosos, que nos gastamos lo que no tenemos, y que sobre todo lo hacemos por desestabilizar la economía española. Las malas artes de los bancos, la avaricia incontrolada de promotores inmobiliarios o el pago de una deuda ilegítima que nos está machacando día a día no tienen la culpa. La tienen los Ayuntamientos que han estado cubriendo las espaldas al Estado y a las Comunidades Autónomas, dotando a sus vecinos y vecinas de servicios básicos que les igualaran a los de las grandes urbes.

Los Ayuntamientos son las administraciones más cercanas a la ciudadanía. Son los mejores conocedores de las necesidades de sus vecinos y vecinas, y deben tener todos los medios económicos para llevar a cabo tales servicios. No todo lo contrario como pretende el Gobierno de Mariano Rajoy.

Con esta Reforma, el Partido Popular aleja a la democracia en su conjunto de un modelo político y social de equidad y redistribución coherente y justa de los recursos públicos entre todos los territorios de la geografía española. Supone una ruptura del modelo -que con sus fallos ha venido funcionando hasta hoy- por uno completamente nuevo, centrado en el capital, en la eficiencia económica, y el prisma material de los servicios. Coloca lo público al margen de la gente y al servicio de las grandes empresas privadas y de los bancos alemanes.

Un Gobierno puesto en duda por su inoperancia ante la recuperación económica, un Gobierno cuestionado por su falta de rigor a la hora de cumplir sus promesas electorales, un Gobierno atemorizado por un señor que trabajó para su partido durante décadas, y que afirma la existencia de financiación ilegal continuada, un Gobierno en estas condiciones debe convocar elecciones inmediatamente. Si no tiene la decencia de hacerlo, al menos debería abstenerse de llevar a cabo medidas de tanto calado para el futuro del Estado español y no aprobar planes que dilapiden las relaciones políticas, territoriales y políticas entre ciudadanos como es la reforma local.

Entiendo que el ataque al municipalismo no es casual. No debemos olvidar que la II República vino de la mano de unas elecciones municipales. El municipalismo, la cercanía al ciudadano, le da miedo al poder. Para muestra, el proyecto de reforma local del PP.



domingo, 14 de abril de 2013

Artículo 46 de la Constitución de la II República

El análisis sobre la Constitución de la II República española es apasionante. Con sus influencias, sus luces y sus sombras, yo la prefiero a la Constitución de 1978. Constitución, que por otro lado, aunque es necesario reformar -más allá de la reforma que hicieron PSOE y PP con agosticidad y alevosía- nos iría a todos mucho mejor si se cumpliera mínimamente.

No me voy a extender mucho, sólo quiero dejar plasmado en estas líneas mi artículo preferido de la Constitución de la II República. Para su análisis y reflexión.

CAPÍTULO II Familia, economía y cultura

Artículo 46.- El trabajo, en sus diversas formas, es una obligación social, y gozará de la protección de las leyes. 

La República asegurará a todo trabajados las condiciones necesarias de una existencia digna. Su legislación social regulará: los casos de seguro de enfermedad, accidente, paro forzoso, vejez, invalidez y muerte; el trabajo de las mujeres y de los jóvenes y especialmente la protección a la meternidad; la jornada de trabajo y salario mínimo y familiar; las vacaciones anuales remuneradas; las condiciones del obrero español en el extranjero; las instituciones de cooperación; la relación económico-jurídica de los factores que integran la producción; la participación de los obreros en la dirección y la administración de las empresas y todo cuanto afecte a la defensa de los trabajadores.


Con reflexión, análisis, trabajo y compromiso, A POR LA TERCERA

viernes, 8 de febrero de 2013

Lo grave es que no tienen otra salida. Eurovegas

Hoy se ha confirmado lo que llevaba muchos meses encima de la mesa, pero que a falta de una rueda de prensa con mucho boato y yanki incluido formaba terreno de la especulación: Adelson va a montar el chiringuito en el municipio madrileño de Alcorcón




No voy a extenderme mucho. Se ha hablado largo y tendido sobre las consecuencias de un complejo como EuroVegas en la Comunidad de Madrid. Es muy grave legislar ad hoc para que alguien haga negocio -esto no tiene precedente, ni con el Plan Marshal del que nos llegaron las migajas-. Es muy grave que el Gobierno de la Comunidad de Madrid no se haya planteado en ningún momento la viabilidad moral del proyecto, no sólo por cuestiones como la prostitución, sino por la degradación que para el ser humano tienen formas de ocio como las que se desarrollan en complejos "lúdicos" como en las propias Vegas, o en el más reciente complejo en Sanghai, también del Señor Adelson. 

Sin embargo a mi lo que me hace estremecer es que es la única salida. El Partido Popular de la Comunidad de Madrid no tiene un plan de creación de empleo que no pase por EuroVegas. ¿Ese es el modelo de futuro que Ignacio González, y hasta no hace mucho su antecesora en el cargo Esperanza Aguirre, que quieren para Madrid? ¿Eso es inversión en conocimiento, ese el desarrollo sostenible, ese es su concepto de I+D+i? Es alarmante comprobar, en sus propias palabras, que no tienen intención -porque no saben cómo- de proponer un modelo productivo alternativo. 

EuroVegas es su modelo: blanqueo de dinero; corrupción (el término es mucho más amplio que los sobrecicos que ¿sobrevolaban? Génova 13); empleo precario y temporal; miles y miles de metros cuadrados sin sindicatos, en pro del esclavismo; impunidad empresarial -amparada por esa legislación a la carta-; y muchas lucecitas. Eso sí, muchas lucecitas. ¿Quiere don Ignacio González, con su coletilla plateada, participar en el próximo CSI Alcorcón? Mucho me temo que sí.

BREVES ANOTACIONES QUE MERECERÍAN UN POST

Durán es un caradura
Dice el señor Durán I Lleida -otrora el político más valorado en España, no olvidemos- que las amenazas de Alda Colau, representante de la PAH son inadmisibles. Este señor debe ser que con eso de su lesión en la pierna se le ha fastidiado algo más, pero cerca de alguna conexión neuronal. ¿Que amenazas? Lo que hizo la señora Colau fue dar una lección de firmeza y dignidad, que debieran proliferarse mucho más en sede Parlamentaria. Desde luego él no suele exhibirla. Lo inadmisible son sus fotos en el Palace, desayunando a todo tren. Más humildad y austeridad le hace falta a este hombre. Aunque no le suene y bien, y le parezca inadmisible, no admitir a trámite -y aprobar- la ILP presentada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, tiene consecuencias.

Ojo, el modelo empresarial tiene culpa de la crisis
Hoy se ha destapado el señor Rosell al confirmar que le sobran un buen puñado de funcionarios -y de servicios públicos, pero eso de momento no lo ha dicho-, y que eso de los seis millones de parados y paradas, como que es más de peliculilla de tres al cuarto que una realidad. En fin. Las malas políticas, austeridad criminal, tienen mucha culpa de lo que esta sucediendo, pero desde luego no la tienen en exclusiva. La CEOE y su concepto permanente de sociedad esclava como modelo de futuro está poniendo mucho de su parte para que esto no levante cabeza en años.